Nuestra Redes Sociales

El diputado Facundo Manes tomó distancia de sus pares de Juntos por el Cambio y no firmó el pedido de juicio político a Alberto Fernández. Lo explicó diciendo que es una “medida extrema” y que deberían haberlo meditado más.

En un hilo de Twitter, el radical afirmó que los dichos del presidente fueron “irresponsables, peligrosos e indignantes”, pero se mostró en contra del juicio político. “Seamos claros: un pedido de juicio político es una medida para remover al Presidente. Es una medida extrema para el funcionamiento institucional del sistema democrático que no se puede banalizar”, expresó el mayor representante del radicalismo.

Según el abogado constitucionalista Daniel Sabsay, a quien le realicé una entrevista el pasado jueves, el juicio político, contrario a lo que opina el diputado Manes, está bien respaldado, ya que se encuentran las dos causales para iniciar juicio político. “Por un lado, el mal desempeño en el ejercicio de las funciones y, por el otro, la posibilidad de haber cometido eventuales delitos en el ejercicio de las funciones”, señaló el Dr. Sabsay.

Tras esta polémica decisión, Manes volvió a sostener su postura “anti grieta”, y muchos saltaron a tildarlo de tibio, y hasta muchos votantes de la coalición opositora pidieron que Manes abandone Juntos por el Cambio.

Entre los principales referentes de Juntos por el Cambio, la primera en advertir que Manes no firmó el pedido de juicio político fue Patricia Bullrich, quien afirmó que su decisión carece de responsabilidad institucional ya que forma parte de un proyecto colectivo y que deberá hacerse cargo y dar explicaciones. Muchos otros “halcones” de Juntos por el Cambio se manifestaron en contra de la decisión del neurocientífico, pero la más importante fue la del ex presidente Mauricio Macri, quien sostuvo que: “Lo de Manes la verdad que es una más. Es otra más de Manes… Estas actitudes individualistas no suman para nada, absolutamente nada. Es parte de creer que todo pasa por una autorreferencia y no por un trabajo en equipo”.

Desde el radicalismo, no hubo pronunciamientos de apoyo hacia el que es hoy el máximo referente del partido, pero tampoco ningún dirigente radical salió al cruce con él.

La sociedad no se mostró contenta con la decisión del diputado, ya que el presidente Alberto Fernández realizó muchas acciones que generaron descontento social y mucha gente desea su sustitución. De todas formas, es muy improbable que el juicio político llegue a la destitución, ya que es más una muestra de la oposición de su descontento con Fernández.

De todas formas, si bien el discurso anti grieta de Manes es valioso, hay cuestiones en las que, en una sociedad tan polarizada como la argentina, no se puede mantener ese ideal por una cuestión enteramente política. Aunque podemos observar que, como le sucedió a Javier Milei, dirigente con quien comparamos en artículos anteriores a Facundo Manes por su característica de “outsiders”, muchas acciones que a cualquier consultor político o de imagen le parecería una barbaridad, algunas veces se les pasan y los dejan expuestos.

Si Manes quiere de verdad terminar con la grieta deberá, de cierta forma, aprovecharse de ella para llegar a ser gobierno y desde ese lugar proponer un proyecto de país que de verdad trascienda partidos políticos y que sean las ideas, no los hombres, los que de una vez por todas terminen con esta grieta que nos empobrece y nos embrutece.

Por: Tomas Ingoglia

Continue Reading
Advertisement