Nuestra Redes Sociales

MEDIO AMBIENTE

Una situación salada e insalubre

¿Qué está pasando en La Pampa?

 

La provincia de La Pampa, específicamente en su región oeste conocida como La Pampa seca, está atravesando una difícil situación. Esta zona, que ha recibido menos atención mediática, se caracteriza por condiciones ambientales adversas, sequías prolongadas y falta de recursos básicos. En el pasado, fue el destino de los indios ranqueles y hoy se enfrenta a desafíos significativos que afectan la vida de sus habitantes.

 

La falta de lluvias y las condiciones áridas han llevado a que la tierra se convierta en un terreno seco y polvoriento, donde la soja y el maíz tienen dificultades para crecer y solo se pueden criar vacas en cantidades limitadas. En lugar de esto, los pequeños productores priorizan la cría de chivas, animales más resistentes al calor y la sequía. El problema se agrava con la escasez de acceso a recursos básicos como agua potable, saneamiento, electricidad y conectividad. Existe una marcada brecha entre La Pampa seca y La Pampa húmeda, ubicada en el este de la provincia, en términos de desarrollo y calidad de vida.

 

¿Qué consecuencias trae esta situación?

 

Las consecuencias de la situación en La Pampa seca son diversas y afectan a diferentes aspectos de la vida de las personas y la economía de la región.

 

En primer lugar, la pobreza es una realidad preocupante. Según informes basados en cifras oficiales, aproximadamente la mitad de los niños en La Pampa se encuentran en situación de pobreza, cifra que supera el promedio nacional. Esta situación tiene un impacto significativo en la calidad de vida y el bienestar de las familias.

 

Además, la falta de recursos y oportunidades laborales ha llevado al éxodo rural de las nuevas generaciones. Los jóvenes se ven obligados a buscar oportunidades en centros urbanos donde puedan encontrar empleo y una mejor calidad de vida. Esto provoca un envejecimiento de la población en las áreas rurales y una disminución de la actividad económica en el campo.

 

La crisis económica, el aumento de precios de los insumos agrícolas y ganaderos, sumados a la falta de apoyo gubernamental, han llevado a los pequeños productores a una economía de subsistencia. No pueden permitirse comprar los alimentos necesarios para sus animales y se ven obligados a reducir sus números de ganado y limitar su producción. Al mismo tiempo, la falta de infraestructura y acceso a mercados limita las oportunidades de desarrollo y crecimiento económico en la región.

 

Otro aspecto destacado es la falta de agua dulce, agravada por el corte del Río Atuel realizado por la provincia de Mendoza hace casi 80 años. Esta situación ha tenido un impacto ambiental y productivo devastador en la región. La falta de agua afecta la calidad de vida de las personas y la salud de los animales, generando problemas en la producción ganadera y agrícola.

 

En resumen, la difícil situación de esta región está generando consecuencias significativas en la calidad de vida de sus habitantes y en la economía de la región. La pobreza, el éxodo rural, la economía de subsistencia, la falta de acceso a recursos básicos y la escasez de agua dulce son algunos de los principales problemas que enfrentan las comunidades locales. Es crucial que se tomen medidas para abordar estos desafíos, brindando apoyo gubernamental, fomentando el desarrollo económico sostenible y promoviendo la inversión en infraestructura y acceso a recursos vitales.

Por: Enzo Dubini