Nuestra Redes Sociales

El pasado jueves por la noche, sucedió un hecho que dejó atónita a la sociedad argentina en su totalidad: el intento de magnicidio contra la vicepresidente, Cristina Fernández de Kirchner, a la salida de su domicilio.

El agresor fue inmediatamente identificado; se trata de Fernando André Sabag Montiel, de 35 años, oriundo de Brasil. El hecho fue captado por los canales de televisión, que se encontraban cubriendo las recurrentes movilizaciones frente a la residencia de Cristina Fernández.

En las inmediaciones de la vivienda de la vicepresidente se encontró, cargada con cinco balas, un arma calibre .32 marca Bersa. A pesar de estar cargada según las pesquisas de la Policía Federal Argentina, el arma no disparó.

Luego de sucedido este aberrante acontecimiento, casi toda la oposición se solidarizó con la ex presidente, entre ellos, Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Facundo Manes y José Luis Espert. Es algo muy rescatable que, si bien todos los anteriormente mencionados son fervientes opositores a Cristina, hayan mostrado su solidaridad.

Aunque la mayoría de la oposición se manifestó por lo sucedido, otros dirigentes, como es el caso de Javier Milei, no mostraron su solidaridad y sólo protestaron por el uso político del hecho, de lo que hablaremos a continuación.

Esta queja, que no fue únicamente por parte de Milei, sino que fue acompañada por toda la fuerza opositora, se debió a que algunas horas luego del atentado, el presidente, Alberto Fernández, en cadena nacional, leyó un polémico discurso.

 

En ese discurso, el presidente aseguró que fue el hecho más grave desde la vuelta a la democracia, y que atenta contra la institucionalidad y la democracia. Además, no dudó en nombrar a la oposición y a los medios de comunicación para, como siempre, acusarlos de promover discursos de odio.

A pesar de ésto, la mayor polémica se desató a raíz de que decretara un feriado nacional, para que el pueblo argentino se manifieste en favor de la democracia y se solidarice con la vicepresidente.

La oposición se expresó en contra de esta decisión ya que, como declaró Facundo Manes “la mejor manera de repudiar lo que ha pasado es trabajando más, no menos”. Para gran parte de la sociedad, el gobierno se equivocó al decretar feriado nacional y perder un nuevo día de educación y de industria. Otros referentes, como Milei, protestaron debido a que, como sentenció el diputado, “No hubo feriado para las víctimas de Once, Embajada de Israel, Amia y el Fiscal Nisman. No aceptamos este circo político.”

De todas formas, lo grave del discurso de Alberto es que la finalidad del feriado era “convocar al pueblo argentino”, y sólo el Frente de Todos fue convocado a manifestarse por parte del gobierno. ¿Sólo el kirchnerismo es el pueblo?

Este texto se titula “todos unidos triunfaremos”, porque es vital no politizar y polarizar cada hecho en nuestro país. Es vital que el presidente, de una vez por todas, no sea el presidente de un sector y sea el presidente de todos los argentinos. Es vital que estos acontecimientos dejen de ser utilizados desde el gobierno para sacar rédito político y sean utilizados para reencaminarnos en un sueño común. Es vital que la oposición deje, por un momento, de ser la oposición al gobierno y sea la oposición al odio y a la violencia. Es vital, por último, que tengamos empatía y que la utilicemos para consolidar la paz social y descartar a la violencia como opción.

Por: Tomas Ingoglia

Continue Reading
Advertisement