Nuestra Redes Sociales

El concepto de “superhombre” o “übermensch”, está ligado al pensamiento nietzscheano y abarca entramados muy complejos, difíciles de desarrollar en un solo artículo. A groso modo, podemos decir que refiere a un estado del hombre que trasciende al actual, se presenta en un tipo de sociedad diferente a la conocemos, una superior. Aboga a una superioridad del grado moral, regida por un sistema de valores propios diferentes a los contemporáneos, el superhombre se caracteriza por su autenticidad, su coraje, su creatividad. Percibe una evolución de conciencia; la propia voluntad, en consonancia entre lo racional y pasional, que es quien dicta su estilo de vida (no las enseñanzas supraterrenal).

Presentadas las características superficiales de esta noción de übermensch se puede evidenciar que Nietzsche fue ante todo un gran visionario profético que predijo el advenimiento del personaje que algunos (bastantes) años más tarde aparecería en la política argentina, el superministro Massa.

La hecatombe institucional que atraviesa el gobierno de turno pareciera estar concluyendo, al menos así se percibe desde el oficialismo. Luego de una fugaz pasantía como ministra, Batakis deja su lugar para que se constituya un superministerio encabezado por el, ahora ex, Presidente de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Días previos a la confirmación, los rumores de estas modificaciones lograron un apaciguamiento ante el descontrolado aumento del dólar blue, lo que llevó calma al ejecutivo y permitió la confirmación oficial de estos cambios.

La apreciación mediática y de un sector político posicionan a Sergio Massa como el último baluarte que puede remediar la situación económica. La unificación de ministerios le permitirá cumplir un rol integral que el tiempo confirmará o no su eficiencia. El superministro llega con mucha confianza y templanza, a pesar de haber deambulado por todos los arcos políticos y modificar continuamente su discurso, hoy es considerado un personaje con aptitudes claras para afrontar este complejo panorama, destacándose por el resto de sus competidores. La sorpresiva aparición de Massa como sucesor en un cargo poco demandado para ocupar, lo posiciona como una especie de übermensch, con carácter disruptivo que tiene en mente un plan maestro para revertir lo que hasta ahora parece inevitable.

Como ciudadanos es importante controlar diariamente el accionar del nuevo superministro para evaluar su idoneidad en el cargo. Personalmente me cuesta ser optimista con una persona que representa todo lo que no aspiro para la política nacional, limitado prontuario positivo, mismas recetas, incertidumbre y falta de principios, es la fórmula con la que hoy el superministro toma las astas de la economía. El tiempo será quien pueda juzgar el carácter y la validez de este artículo.

*Aclaración del autor: El presente texto no tiene una finalidad académica ni de introducción filosófica, sugiero su lectura en términos de lo que es, un artículo de opinión con rasgos paródicos.

Por: Francisco Garavaglia

Continue Reading
Advertisement