Nuestra Redes Sociales

Panic Show: la sorpresa de Milei, el fracaso de Juntos por el Cambio y el nicho kirchnerista

Este último domingo fueron las elecciones, y Javier Milei fue el claro vencedor. Su única figura consiguió un 30% de los votos, con los que venció tanto a la sumatoria de Juntos por el Cambio, donde Patricia Bullrich (17,0%) y Horacio Rodríguez Larreta (11,3%) cosecharon un 28.3% de los votos, al mismo tiempo superior a la sumatoria de Sergio Massa (21,4%) y Juan Grabois (5.9%), con los que Unión por la Patria alcanzó el tercer lugar, con un 27,3% del total de la elección.

Según las encuestas, Juntos por el Cambio debería haber liderado la elección y Milei ser tercero rozando el 20%. La mayor incógnita rondaba alrededor del oficialismo, ya que se pronosticaba a Massa como el candidato más votado individualmente y a Grabois ayudando a Unión por la Patria a alcanzar, o quizás superar, los 30 puntos.

Todo lo vaticinado se fue por la borda y Milei sorprendió a propios y extraños. Quedó primero, sacándole dos puntos a JxC y UP quedó a 3 puntos de los 30. Claramente, eso llevó a que no sea Massa el candidato más votado y, lejos de eso, Milei le sacó una diferencia de más del 8%.

Ahora bien, todos tenemos claros cuáles fueron los resultados, pero, ¿por qué sucedió esto? ¿Qué va a pasar en octubre?

La sorpresa de Milei:

No es una novedad que exista un claro hartazgo de parte de la sociedad hacia la política. Es ese el fenómeno que no solo La Libertad Avanza, si no la extrema derecha mundial, está capitalizando. El “fenómeno Milei” ya era conocido gracias a su gran primera elección como candidato a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, pero el domingo se volvió a afirmar sorprendiendo a todos, incluso a él mismo.

El discurso de ultraderecha, encabezado por el ganador de las PASO, siempre estuvo plagado de inconsistencias y polémicas. Tal es así que Milei llegó a proponer una imposible dolarización a la que continúa defendiendo, así como la libre portación de armas, la venta de órganos, etcétera.

Aunque parecía que eso no tenía implicancia en la cantidad de votos que fuera a cosechar, poco tiempo antes de la elección, los mismos medios de comunicación y personalidades que alzaron a Milei comenzaron a criticarlo por diferentes cuestiones, relativas a la personalidad del candidato: charlas con su perro fallecido (al que clonó en Estados Unidos), rumores de una relación amorosa con su hermana y venta de candidaturas en el interior del país. Eso, sumado a las pésimas elecciones de los candidatos de La Libertad Avanza en la totalidad de las provincias que realizaron los comicios antes de las PASO, pronosticaban un muy mal panorama para el libertario.

Lo cierto es que los últimos dos gobiernos de nuestro país sean seguramente los dos peores de la historia democrática (ordénalos como quieras), y la sociedad argentina pudo observar lo que fue el desastre del programa de Macri, ahora encarnado por Patricia Bullrich, y el desastre de Alberto Fernández, del que Massa, el candidato del oficialismo, es Ministro de Economía. Es ese uno de los motivos por el que un tercio del electorado vio en Milei una alternativa, proponiendo algo que, aunque irrealizable, es distinto a lo establecido. Además, existe una porción de su electorado completamente ideologizado e intolerante, al que Milei motiva aún más con cada una de sus propuestas que atentan contra los derechos de, principalmente, minorías y clase baja. Por último, muchas personas ven a Milei como un personaje gracioso o divertido por sus declaraciones, TikToks y frases. Esas mismas personas, sin tener idea acerca de las elecciones, se decantaron por el personaje de “celebrity” de Javier Milei.

El fracaso de Juntos por el Cambio:

La interna de Juntos por el Cambio era posiblemente el mayor atractivo en la previa de estas elecciones. Horacio Rodríguez Larreta, con un discurso basado en el diálogo y en el consenso, competía con Patricia Bullrich, quien terminó imponiéndose en la interna, con un programa enfocado en el orden y la seguridad.

A pesar de que la coalición que gobernó entre 2015 y 2019 comenzó a sentirse ganadora luego de las elecciones de 2021, no dejaron de salir a la luz conflictos internos que dañaron mucho la imagen de la que parecía la más clara oposición al kirchnerismo. Patricia y Horacio labraron una campaña interna muy agresiva. Desde el sector larretista, considerados las “palomas” de JxC, realizaron una campaña agresiva, pero de manera indirecta, sin nombrar a su contrincante, pero deslegitimando todas sus propuestas. Los “halcones”, el sector de Bullrich, se dedicaron a personalizar contra los candidatos de la lista de Horacio Rodríguez Larreta, acusándolos de tibios o comparándolos con figuras del kirchnerismo, como Sergio Massa.

Uno de los primeros datos oficiales que surgieron en la noche del domingo fue que Bullrich había vencido a Larreta y que este último la había llamado para reconocer su derrota. Entre los distritos más importantes en los que se impuso Patricia, se encuentran Córdoba, CABA, Santa Fe, Mendoza y la provincia de Buenos Aires.

Algunas curiosidades de esta elección son el triunfo de Bullrich por sobre su rival interno en Santa Fe, donde hace algunas semanas, Maximiliano Pullaro, el candidato de Larreta, venció a Carolina Losada, la protegida por la candidata a presidente de JxC, por mucha diferencia. Así mismo, la gran sorpresa se dio con los candidatos a gobernadores de PBA. A pesar de que se suponía que Santilli iba a provocar un corte de boleta en detrimento de la de Grindetti, cosa que no sucedió, y los votos de Bullrich traccionaron y su candidato es el nuevo candidato a gobernador de Buenos Aires, representando a Juntos por el Cambio.

Por su parte, Jorge Macri consiguió convertirse en el candidato más votado del oficialismo porteño y asegurarse de que el PRO siga gobernando la Ciudad de Buenos Aires.

Después de los resultados oficiales, tanto la fórmula ganadora de Bullrich-Petri como la perdedora Larreta-Morales, se subieron al escenario. Ambos precandidatos elogiaron a su rival y reafirmaron el compromiso de continuar trabajando juntos, apoyando la candidatura presidencial de la ex Ministra de Seguridad.

A pesar de que lograron mostrar un clima de unidad de cara al 22 de octubre, la elección de la coalición amarilla fue un desastre. Nadie especulaba con que no obtuvieran el segundo lugar, y no solo pasó eso, si no que Unión por la Patria quedó a solo 1 punto de distancia. En términos individuales, Bullrich quedó tercera, 5% debajo de Sergio Massa. Por su parte, Larreta fue cuarto, y la sorpresa es que, habiendo invertido tanto dinero en su campaña, solo haya estado 5 puntos arriba de Juan Grabois, quien hizo su campaña a base de donaciones.

El nicho kirchnerista:

Parece ser que el piso del kirchnerismo no era tan alto como se planteaba. Todos creían que era muy difícil que el kirchnerismo saque menos del 30%, mientras que no llegó a 28. A pesar de que la diferencia no parece catastrófica, el gran problema del kirchnerismo radica en que todas sus esperanzas estaban depositadas en que Sergio Massa fuese, al menos individualmente, el candidato más votado. No solo no fue así, si no que Massa estuvo a 10 puntos de serlo, aportando únicamente el 21,4% de los votos, mientras que Juan Grabois, de excelente elección, consiguió el 6% restante.

En el búnker oficialista había un clima de tensión, principalmente por las posiciones individuales, debido a que los votos por coaliciones parecen reversibles porque hay menos de un 3% de diferencia entre el primero y el tercero.

De la elección de UP se pueden sacar muchas conclusiones. La primera, es que la mayor parte del votante kirchnerista sigue estando en la provincia de Buenos Aires, donde salieron primeros a nivel presidencial, pero solo 3 puntos por encima de JxC. La segunda conclusión importante es que Massa no es del todo bien recibido en el distrito más grande del país, ya que es el lugar en el que más votos aportó Grabois, llegando al 8,9%, dos puntos más que los que obtuvo a nivel país.

Sumado a eso, la gran recepción hacia Axel Kicillof fue notoria, logrando hacerse del 36,41% de los votos, cuatro por encima de la sumatoria de Néstor Grindetti (16,58%) y Diego Santilli (16,33%). Píparo, la candidata de Milei, obtuvo un 23,76%. De todas formas, para UP, el dato más importante es que Kicillof consiguió sacar casi un 10% más que su coalición a nivel nacional y fueron 4 los puntos conseguidos entre los candidatos a presidente en PBA y los votos que obtuvo el gobernador.

Otro dato importante es que ni Cristina ni Alberto, los principales responsables de este gobierno, aparecieron en el búnker luego de las elecciones. Esto se debe a que, ya con el piso del kirchnerismo alcanzado (más bajo de lo que se creía), Sergio Massa y Agustín Rossi deberán ir a buscar a un electorado que no comparta los principios del neoliberalismo, pero que tampoco crea en el kirchnerismo.

¿Qué va a pasar en octubre?:

Parece difícil hacer un pronóstico del futuro cuando no fue fácil hacer una descripción del huracán que estamos atravesando. De todas formas, es posible avizorar qué puede llegar a pasar.

Después de las PASO, se puede vaticinar con un escenario donde Juntos por el Cambio no entre al balotaje. A pesar de que hace aproximadamente un año los dirigentes opositores hablaban como si tuviesen asegurada su llegada al poder, salieron seguros y las diferencias internas llenan de incógnitas sus posibilidades de ser gobierno.

Nunca en la historia el candidato triunfador en las PASO pasó del primer lugar al tercero en las generales. Es esa la razón por la que parece que Milei tendría su lugar asegurado en el mano a mano de noviembre. Ahora bien, ¿Quién lo acompañaría?

Si bien la lógica nos indicaría que debería ser Juntos por el Cambio, por haber obtenido el segundo lugar, hay muchas excepciones que podrían llevarlos a quedar fuera del balotaje. Una de ellas es si Patricia Bullrich podrá retener todo el electorado de Larreta. Esa debería ser la prioridad opositora, ya que, viendo el escenario actual, con un 0,6% del electorado larretista que vire hacia Sergio Massa, este ya superaría a Bullrich. Además, tendremos que ver si Patricia Bullrich puede conservar a sus propios votantes, viendo que muchos de ellos la votaron ante la supuesta caída de Milei o para que no gane Larreta, y viendo que el candidato liberal fue el vencedor de las PASO, muchos de ellos pueden cambiar su voto.

Si bien todas estas conjeturas pueden beneficiar a Unión por la Patria, el oficialismo tiene un grave problema: la economía. Este problema se acentúa viendo que el candidato a presidente es el responsable del área más conflictiva. Por solo poner un dato, el dólar aumentó casi $100 el día después de las elecciones, y si bien es una respuesta de pánico del mercado ante la posibilidad de que un personaje como Milei sea presidente, el grueso de la sociedad va a culpar al gobierno. Otra duda que existe en el gobierno es si Massa va a retener los votos de Grabois, y a la vez si el afán de retenerlos no perjudicará a Massa en la búsqueda de votos de Larreta o de Schiaretti. Ese es, quizás, el principal problema a resolver por parte del equipo de campaña.

¿Qué se vio en estas elecciones?:

Se suele hablar del viraje a la derecha de la sociedad, pero lo que se demostró en las urnas es que existe una sociedad harta, pero a la vez deshumanizada. La rebeldía ante el sistema está lejos de darse a través de la participación ciudadana en la resolución de los problemas comunes, y parece que solo se puede conseguir votando a un líder mesiánico.

Además, es importante considerar que el de las PASO fue un voto que no consideró a otro, sino que fue pensado desde el individualismo, sin tener en cuenta los derechos y las oportunidades que muchas minorías adquirieron en el último tiempo.

La represión y la quita de derechos no puede ser nunca la salida, y este debería ser un motivo de reflexión para los argentinos, que en las urnas se decantaron por una persona que no solo tiene propuestas que atentan contra muchos derechos, si no que también ha basado su campaña en propuestas que no pueden llevarse a cabo.

La salida debe ser la participación, y todos debemos involucrarnos para entender el proceso histórico que atravesamos y también generar alternativas para resolver los problemas del lugar en el que vivimos. La queja, individualmente, no puede ser una opción, porque jamás una persona va a ser la solución de todos nuestros problemas.

Escrito por: Ingoglia Tomas

Continue Reading
Advertisement