Nuestra Redes Sociales

Con la reciente detención de dos gremialistas relacionados con Moyano en San Nicolás De los Arroyos, se dieron situaciones y visiones polarizadas, que dan lugar a la reflexión acerca del fenómeno que representan los sindicatos en argentina y su nueva contraparte.

El poder instaurado dentro del sistema sindical en la argentina es digno de un análisis. La capacidad de detener la producción con una impunidad incuestionable y frenar el crecimiento de empresas a elección, genera controversia dentro de la población argentina creando una polarización de opiniones al respecto.

El hecho es que, en consecuencia de estos actos, el año pasado, se creó el Movimiento Empresarial Anti Bloqueo, a cargo de Verónica Lucía Razzini, quien luego de un corte de 90 días en su planta recicladora decidió tomar recaudos. Inicialmente el movimiento nació con ocho pymes, y actualmente cuenta con 132 empresas adheridas.

El mismo movimiento se encargó de múltiples denuncias en contra del sindicato de camioneros, las cuales terminaron con 13 detenidos y 4 gremialistas que responden a Pablo y Hugo Moyano, quienes esperan el juicio oral.

Por su contraparte, según las agrupaciones camioneras, los bloqueos se manifiestan con el objetivo de reclamar el encuadramiento sindical de los empleados e incumplimiento de derechos laborales por parte de las empresas.

Desde los sindicatos hasta el gobierno, ¿Qué tan vulnerables son hoy en día las empresas de nuestro país? Impuestos, retenciones, más impuestos, cortes, otros impuestos, y muchas más cosas que convierten a una empresa una marioneta usada por el estado para recaudar capital, para luego ser usado ineficientemente con gastos innecesarios y servicios inexistentes. Los sindicatos son otro hilo, que convierten a la marioneta un poco más frágil y controlable. Agrupaciones que en sus inicios nacieron como representantes de los nobles trabajadores, defensores de los derechos, hoy en día no son más que una organización corrupta, que continuamente atenta contra quienes intentan producir en un país inviable, acompañados por oportunistas conscientes de la situación, que generan falencias en sus trabajos y culpando al malvado sector privado por “no darle los derechos que ellos necesitan”. Obviamente todavía existe la negligencia laboral, y no es un tema para ignorar, pero estas agrupaciones, hoy en día van mucho más allá de eso.

Por: Ulises Llover

 

Continue Reading
Advertisement