Nuestra Redes Sociales

EDUCACIÓN

Explorando caminos

Mientras cursamos la secundaria, generalmente no sabemos qué es lo que queremos hacer al terminarla. Nos encontramos aprendiendo conceptos y teorías, pero no cómo desarrollarnos y adaptarnos a lo que nos espera en el mundo laboral o en la universidad. Al no saber qué estudiar o no tener motivación para hacerlo, gran parte de los estudiantes decide terminar su formación educativa para sumergirse en la ardua vida del trabajador.

Las escuelas secundarias, tanto privadas como públicas, deben ofrecer a los estudiantes orientación vocacional para que puedan tomar las riendas de su vida y futuro próximo sin dudas y miedo a haber elegido el camino incorrecto. La orientación vocacional es un proceso que ayudará a los alumnos a identificar aquellas carreras afines a sus tipos de personalidad, objetivos, motivaciones y aptitudes.

Este procedimiento se basa en fortalecer la comprensión del estudiante acerca de todas las oportunidades disponibles, permitiéndole evaluar críticamente cuáles se ajustan mejor a sus intereses. No se limita únicamente a preparar al estudiante para el ámbito laboral, sino que busca identificar su verdadero interés y promover su aprendizaje sobre las circunstancias y características relacionadas con el entorno profesional.

Para realizar la investigación que determinará qué vocación se adapta mejor al estudiante, se llevarán a cabo pruebas psicométricas y entrevistas en profundidad. Estas pruebas responderán preguntas como: ¿Este estudiante tiene las competencias necesarias para desempeñar la labor de su interés? ¿Es esta la profesión más idónea para este tipo de perfil? A partir de este punto, ya comenzamos a presentar una serie de opciones académicas al estudiante para que pueda elegir las que mejor conecten.

Creo que el sistema educativo debe ser el encargado de suministrar estas herramientas de apoyo a los estudiantes, quienes serán el futuro de la sociedad y desarrollarán diversas tareas dentro de la misma. Debemos contar con sus esfuerzos y determinación, no con arrepentimientos y desmotivación.

Escrito por: Petacci Rafaela