Nuestra Redes Sociales

Ayer, domingo 11 de septiembre, se celebró en Argentina el día del maestro, fecha que fue elegida en conmemoración del fallecimiento del político, pedagogo, docente, periodista, escritor, filósofo, estadista y militar, Domingo Faustino Sarmiento, considerado por muchos “El padre del aula”.

De todas formas, este articulo no pretende contar la historia de aquel presidente ni de conmemorarlo, si no que éste se enfoca en escribir y destacar a ellos: los maestros, que día a día están en las escuelas, siendo la mayoría de éstas la segunda casa de los niños, y su labor es sumamente importante para el desarrollo y desempeño de los mismos.

Los maestros son educadores, formadores e instructores de estos niños. Los acompañan a medida que crecen y en las decisiones que van a forjar su futuro. Son el pilar de la educación; son el ejemplo y figura a seguir de muchos estudiantes.

Destacando que son sus acciones y decisiones, más allá de las del aula, las que dejan huella sobre los alumnos de los distintos niveles, y que éstas son las que van a seguir marcando y guiándolos en el camino a las siguientes generaciones.

Por eso, ésto va por y para ellos; esos educadores que se instruyeron para compartir, relatar y aprender de sus enseñanzas, abrir la mente de los alumnos y expandir sus conocimientos, mereciéndose así todo el respeto y reconocimiento por el esfuerzo hacia su vocación.

Por ello y mucho más, le deseamos a todos un hermoso y feliz día del maestro.

Compartimos con mucho gusto en este día tan especial, una poesía que explica la importancia y sentimiento de los maestros:

“Educar” de Gabriel Celaya

Educar es lo mismo

que poner un motor a una barca…

hay que medir, pensar, equilibrar…

y poner todo en marcha.

Pero para eso,

uno tiene que llevar en el alma

un poco de marino…

un poco de pirata…

un poco de poeta…

y un kilo y medio de paciencia concentrada.

Pero es consolador soñar,

mientras uno trabaja,

que ese barco, ese niño,

irá muy lejos por el agua.

Soñar que ese navío

llevará nuestra carga de palabras

hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.

Soñar que, cuando un día

esté durmiendo nuestra propia barca,

en barcos nuevos seguirá

nuestra bandera enarbolada

Atte: Secretaria de Educación de Megáforo.

Continue Reading
Advertisement