Nuestra Redes Sociales

Frente al problema de la inflación, la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, hizo el anuncio de la intención del gobierno de crear una empresa nacional de alimentos, para abordar esta problemática; esta nueva iniciativa le entregaría al estado el rol de planificar y regular la formación de los precios en el sector alimentario, fijando así un precio de referencia a seguir por las empresas, con el motivo de asegurar la accesibilidad general de este tipo de productos a la población.

Este tipo de controles de precios en el mercado han demostrado muy poca eficiencia, y es que los precios se determinan cuando coincide la cantidad de productos que ofrecen los productores y comerciantes con la que desean los consumidores, esto se denomina “precio de equilibrio”. Cabe aclarar, que los precios reaccionan a las decisiones tomadas por los millones de consumidores y oferentes; por este motivo, los cambios en los precios son señales u órdenes para que los productores y comerciantes fabriquen y ofrezcan más cantidad de los bienes y servicios que solicitan los consumidores. Por otra parte, también son señales para que los consumidores reduzcan o incrementen el uso de ciertos bienes y los sustituyan por otros.

Sin embargo, en estos casos en los que el gobierno decide imponer controles a los precios fijados por los consumidores y oferentes, genera que si el precio fijado se sitúa por debajo del precio de mercado, haya una mayor solicitud de los productos que desean los consumidores, pero los fabricantes no estarán dispuestos a elaborarlos y venderlos. Por su parte, si el precio está por arriba del nivel de equilibrio, habrá un exceso de oferta que no se podrá desplazar y vender en los mercados. Por otro lado, hay que tener en cuenta que los consumidores demandarán más de los mismos bienes que entran en este esquema, generando un desequilibrio que se verá reflejado en una posible escasez en los mercados.

Por tanto, podemos concluir, que el error de los gobiernos argentinos es cíclico, aplicando medidas que antiguamente fracasaron y generando consigo un desincentivo hacia las pocas empresas en nuestro país, trayendo consigo la escasez y el desempleo.

Por:  Luciano Musso

 

Continue Reading
Advertisement