Nuestra Redes Sociales

Hace Tiempo que conocemos que hay un desentendimiento y un alejamiento en general de la política hacia las personas y los jóvenes (Como podemos apreciar en uno de nuestros artículos).

Pero ¿qué hay de la escuela, el lugar donde pasamos más de ¼ de nuestra vida? Ese lugar donde nos enseñan qué está bien y qué está mal, ese lugar dónde nos enseñan muchas de las cosas básicas que hoy en día sabemos, ese lugar dónde supuestamente nos preparan para un futuro mejor.

Como alumno me permito escribir y expresar que, si bien es verdad que la escuela logra todos estos objetivos, existen rubros o específicamente ciencias en las que la educación no logra tener una formación específica ni pensada para el mundo exterior.

Este es el caso de las ciencias políticas. Estas ciencias que abarcan materias como: Política y ciudadanía, derecho del trabajo, economía y política, construcción ciudadana, entre otras.                                                                                                                                              Todas estas, además de la política, tienen en común que afectan considerablemente en la toma de decisiones de un joven.

Y no es por ofender ni menospreciar al diseño curricular y sus artículos avalados por la secretaría de asuntos docentes.                                                                                                                        Pero; ¿por qué estas materias no llegan mas allá del diseño curricular? ¿por qué no logran salir de ese bloque rutinario en el que todos los años se enseña exactamente lo mismo? ¿Verdaderamente la escuela nos prepara para salir al mundo político siendo joven?

Por ejemplo, la Constitución Nacional Argentina y la historia de nuestra formación como estado independiente son de los temas más imprescindibles para cualquier persona.                                                    Pero de aquí en adelante debemos cuestionarnos qué es más necesario, ¿prepararnos para saber del pasado o prepararnos para saber cómo actuar en el hoy y en el ahora?

Entendemos que también debemos conocer el pasado para no cometer los mismos errores, pero es una obviedad que no es lo mismo hablar de la formación histórica de los distintos tipos de estados a hablar de cómo está accionando nuestro Estado y gobierno hoy en día o, en su defecto, explicar que sucedió con el anterior.

Si bien son preguntas y aclaraciones en las cuales podríamos explayarnos horas y llegar a conclusiones elaboradas, como medio de comunicación nos vemos en la obligación de proponer ideas y no criticar a las vigentes o, en el caso de que la crítica exista, que esta logre ser constructiva.

 

 

Y entonces cuales son estas propuestas

Principalmente y haciendo referencia al tramo de comunicación eliminar esa tabú del docente en el cual se reserva temas u aclaraciones para seguir defendiendo su posición política. No decimos que está mal pertenecer a un lado u al otro si no que, en un ambiente de enseñanza, el docente debería permanecer en una posición neutral.

Lograr llevar a los alumnos a charlas y juntas con representantes, referentes, figuras políticas las cuales pueden mostrar sus opiniones y debatir con lo que va ser el futuro del país, logrando así dejar de lado el hecho de que, por ejemplo, un adolescente tenga que ir por sus propios medios a este tipo de eventos y logre ir respaldado por su institución.

Incentivar a que la educación no esté dirigida a ese bloque que mencionamos anteriormente, si no que esté direccionada a situaciones de la vida real y por supuesto situaciones actuales, para que así, a futuro, sepamos como actuar.

Y como estas propuestas hay miles las cuales día a día los jóvenes estudiantes quieren expresar y muchas veces no se logra por los prejuicios, la falta de interés, la falta de atención y sobre todo la falta de educación sobre temas como estos, los cuales a veces es difícil hablar sin una base como lo debería de ser la escuela y la educación.

Así que desde este punto queremos que se sienta el poder de la juventud sobre el ministro de educación y que con todo el respeto se entienda que queremos y necesitamos una buena e innovadora política Educativa.

Respondiendo al título ya finalizando el artículo, yo creo que la respuesta es más que clara: la educación y la política deben de ir de la mano sea en la orientación que sea y en cualquier edad.

Aunque, para que esto suceda, debemos generar un gran cambio de paradigma.                                                                                                          Por eso, invitamos al lector a que luego de leer el artículo se Pregunte

¿Educación y Política van de la mano?

Por: Maximo Torrens

Continue Reading
Advertisement