Nuestra Redes Sociales

“El que avisa no traiciona”; un refrán que solían y suelen recitar los adultos mayores.                                                   Un principio que puede ser aplicado a la incipiente gestión del Ministro de Economía de Argentina, Sergio Massa.

El nuevo conductor de la economía argentina anticipó sus planes desde el primer día que asumió; comentó la responsabilidad que tenía sobre sus hombros sobre las decisiones que estaban por llegar, y hoy éstas comienzan a ser una realidad.

¿Qué implican estos nuevos ajustes?

El ajuste de Massa a la educación implica la reducción de las partidas presupuestarias por $50.000 millones y comprende a diversos programas de apoyo a estudiantes, infraestructura y equipamiento. En planos generales, Massa ajusta la educación pública para cumplir con las metas del FMI (Fondo Monetario Internacional).

Este nuevo recorte afecta principalmente al programa Conectar Igualdad y al fortalecimiento edilicio de jardines infantiles, aunque dicho recorte también alcanzará a distintos programas del Ministerio de Educación que preside Jaime Perczyk.

Según los análisis de parte de especialistas y de la Asociación Civil por la Igualdad y Justicia (ACIJ), Conectar Igualdad sufrió, en las últimas dos semanas, una disminución de $35.000 millones, lo que lleva a que este año se entreguen como mínimo 840.000 computadoras menos, de las cuales el Estado se había comprometido a que lleguen a cada alumno a principios del 2022.

El Ministro de Educación ya mencionado quiso desmentir estos datos sin siquiera verlos, sino ignorarlos, y articuló que la reducción de partidas presupuestarias que hizo el Palacio de Hacienda “no afecta en nada al plan Conectar Igualdad” y que las notebooks y netbooks prometidas están garantizadas, lo cual queda en gran duda luego de los datos mencionados anteriormente.

El otro ítem que mencionamos donde se aplicará el ajuste, en este caso de $15.000 millones, es el fortalecimiento edilicio de jardines de infantes. Esto es altamente preocupante, ya que este plan buscaba ampliar la oferta y matrícula educativa para las salas de 4 años y llegar, en 2027, a universalizar la sala de 3 años, que tiene un acceso muy desigual en lo que a educación argentina respecta.

En este artículo, damos por hecho que estos nuevos ajustes/recortes/normas no van a lograr algo bueno, al menos en el sector educativo. Recordemos que estamos tratando de recuperarnos de un contexto pandémico que dejó muchos huecos vacíos en el sistema y nos hizo notar la decadencia de éste y, una vez que parece que logramos una mejoría, no es sino una estabilización.

Pero el Estado sigue influyendo con su alto poder, excluyéndonos y dejándonos de lado cuando la realidad es que para un proceso tan importante, como lo es el avance y mejoría del sistema educativo argentino, debería acompañarnos.

Dándole cierre al artículo, les dejo mi habitual pregunta que, en este caso, es viendo la situación política argentina actual:

¿Qué tan buena es la influencia del Estado sobre la educación?

Por: Maximo Torrens

Continue Reading
Advertisement