Nuestra Redes Sociales

La creciente preocupación por la contaminación del agua dulce ha impulsado a la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA), en colaboración con Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) y otras instituciones, a desarrollar un proyecto pionero en Argentina: una planta de tratamiento de aguas residuales basada en microalgas en la Matanza. A través de este enfoque innovador, se busca abordar los desafíos ambientales y productivos que enfrenta el país, con el objetivo de replicar la experiencia en municipios y empresas del sector agrícola. Pero, ¿qué son exactamente las microalgas y cómo se lleva a cabo este proceso? ¿Cuáles son los beneficios clave de este proyecto? Vamos a explorar estas preguntas en detalle.

¿Qué son las microalgas?

Las microalgas son microorganismos fotosintéticos que prosperan en entornos acuáticos como ríos, lagunas y piletas. Estos organismos tienen una amplia gama de usos, desde aplicaciones medicinales hasta alimenticias. En este proyecto, las microalgas se han convertido en protagonistas al ser utilizadas en una planta de tratamiento de aguas residuales. Agustín Rearte, docente de la cátedra de Química Inorgánica y Analítica de la FAUBA, destaca que estas diminutas criaturas tienen la capacidad de extraer nutrientes y materia orgánica del agua residual, lo que a su vez contribuye a la depuración del agua.

¿Cómo es el proceso de tratamiento?

La planta de tratamiento de aguas residuales basada en microalgas funciona mediante un sistema de tres reactores de 40m² cada uno, llamados «raceway», debido a su forma similar a una pista de carreras. Estos reactores tienen una característica especial: su baja profundidad permite que la luz solar llegue a las microalgas de manera efectiva. Al mismo tiempo, cuentan con un sistema de agitación que distribuye las algas de manera

homogénea y reduce los costos energéticos y económicos, en comparación con las plantas de tratamiento convencionales.

El proceso se inicia con la introducción de aguas residuales en los reactores. A medida que las microalgas crecen y se multiplican, absorben la materia orgánica y los contaminantes presentes en el agua. Este proceso de captura de nutrientes es clave para la purificación del agua. Una vez que las microalgas han absorbido suficientes nutrientes, pueden ser cosechadas y transformadas en un bioproducto que se utiliza como biofertilizante en la agricultura.

¿Cuáles son los beneficios clave?

Este enfoque presenta una serie de beneficios notables. En primer lugar, la planta de tratamiento basada en microalgas es altamente efectiva en la eliminación de contaminantes. En un día, los reactores son capaces de reducir hasta un 90% de la materia orgánica, un 95% del nitrógeno y un 50% del fósforo,

entre otros contaminantes, de hasta 12,000 litros de agua residual.

Además de su impacto en la purificación del agua, este proyecto es también una respuesta sostenible a los desafíos ambientales. La utilización de microalgas como agentes de limpieza reduce la dependencia de productos químicos agresivos y energía en comparación con los métodos de tratamiento convencionales.

Otro beneficio relevante es la producción de biofertilizantes a partir de las microalgas cosechadas. Estos biofertilizantes son valiosos para la agricultura, ya que aportan nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas de manera natural.

Conclusión

El proyecto interinstitucional entre la FAUBA, AySA y otras instituciones ha dado lugar a una planta de tratamiento de aguas residuales única en Argentina. Mediante la utilización de microalgas, se ha logrado una reducción significativa de contaminantes en aguas residuales urbanas, al mismo tiempo que se produce un recurso valioso en forma de biofertilizantes. Este enfoque innovador no solo aborda la problemática de la contaminación del agua, sino que también abre la puerta a nuevas formas sostenibles de tratar y reutilizar recursos valiosos en la agricultura. Con sus beneficios ambientales y productivos, esta experiencia podría tener un impacto significativo en diversos sectores a lo largo y ancho del país.

Escrito por: Dubini Enzo

Continue Reading
Advertisement